Saturday, February 10, 2018

MF CUBANA ROXANGEL OBREGÓN GARCÍA



AHÍ VIENE EL TREN…

Por Arnaldo Calvo Buides

La quinceañera oriunda del poblado de Falcón (Placetas, Villa Clara), la MF Roxangel Obregón García (2073), devino revelación en la Final Nacional femenina recién concluida en Holguín, al finalizar en el meritorio quinto puesto entre 12 participantes. La lid fue ganada por la local Lisandra Llaudy (2301).

El trencito de Falcón, como suele llamarle un entrenador de su provincia, obtuvo 6,5 puntos de 11 posibles, por sus 5 éxitos, 3 tablas y 3 deslices. Sumó 121 puntos de elo y de paso logró su segunda norma de MI.

Victorias ante las GM Vivian Ramón, Oleiny Linares, Yuleisy Hernández, Zirka Frómeta, y tablas frente a Yaniet Marrero y Maritza Arribas, da la medida del gran talento de la escolar trebejista.

Anteriormente, en la etapa semifinal, Obregón también logró derrotar a Vivian Ramón (ambas en la foto de abajo, de 2015).
                         
  
La siguiente posición corresponde a su primera victoria (etapa semifinal) ante Vivian Ramón, primera GM iberoamericana. La muchacha de Villa Clara, multicampeona escolar de Cuba y campeona centroamericana sub- 16 en el 2017, conducía las piezas blancas




  1. T:f7!, Tbd8 (No 1…, R:f7, por 2. Dd7+, con mate en breve); 2. T:g7+, Rh8; 3. Td7


                                   3…, T:d7; 4. D:d7,Tg8; 5. Ch6, Tf8; 6. Cf7+





                                   6…, Rg8; 7.D:g4+!, R:f7; 8. Td7+



8…, Re8; 9. Dg7, Cd5; 10. ed (1-0)





















Sunday, January 28, 2018

SOBRE NUESTROS INICIOS


RECORDAR ES VOLVER A VIVIR…

Por Arnaldo Calvo Buides

Mi hermano Nibaldo y yo teníamos unos 10 años cuando Eddy, un amigo de la escuela primaria Tamara Bunke, de nuestro natal Jagüey Grande (Matanzas, Cuba), cierta vez en su casa nos ¨enseñó¨  a jugar ajedrez.

En apenas un ratito nos indicó el movimiento de las piezas, y nos explicó que si el rey era amenazado por alguna pieza contraria (estaba en jaque), uno perdía la partida.  

 Esa fue su enseñanza. A su manera, con imperfecciones. Desconocía todo lo relacionado con los modos de defensa ante el jaque, y mucho menos comprendía el jaque mate. 

 Después de aquel día con Eddy, nunca más volvimos a jugar, no tuvimos algún otro acercamiento al llamado juego ciencia...hasta unos 6 años después.

Nuestro hermano mayor, Benito, vivía en La Habana e iba a Jagüey Grande algunos fines de semanas y solía jugar ajedrez en la sala de la casa con nuestro primo Alexis Baró.

Al principio, ni nos deteníamos a  mirar cómo jugaban. No nos interesaba. Pero, de tantas veces verlos ahí sentados ante el tablero, durante varios fines de semanas, de un momento a otro quisimos aprender. Esta vez lo mejor posible.
  
Alexis Baró
Ellos nos enseñaron lo más básico, incluido el jaque mate. Y Baró nos recomendó al actual Maestro Nacional Noel Martínez, y a José Veulens, jugador de primera categoría y destacado ajedrecista postal.

Visitamos a Noel, quien también aportó su granito en nuestra formación. Ante nuestro interés en jugar ajedrez por correspondencia, lo cual nos sirvió muchísimo en nuestros inicios, nos sugirió que viéramos a Veulens.

Nibaldo  recuerda que cuando fuimos por primera vez a la casa de Veulens, quien abrió la puerta fue Cuca, la mamá de la China, esposa de Veulens.

¨Yo pregunté si allí vivía "Boulen", porque me parece que existía en Cuba algún deportista con ese apellido. Pero Cuca nos dijo que era Veulens, no Boulen.

¨Y bueno, con Veulens fue que subimos de nivel, porque aprendimos a estudiar ajedrez, horas y horas. Y con su colección de revistas Radio Rebelde y Jaque Mate estudiábamos cantidad.¨
                                           Veulens y Arnaldo (De izquierda a derecha)

Además, mediante nuestra vasta colección de la revista El deporte en la URSS, que tenía una sección de problemas de ajedrez, empezamos a resolver los de jaque mate en 2 jugadas, y también sirvió de mucho en la parte táctica.

Ah!, en esa etapa jugábamos muchísimas partidas con Baró, con quien  al principio perdíamos muy fácil; pero paulatinamente comenzamos a subir de nivel y primero él pasaba trabajo para ganarnos, y después le ganábamos. ¿Los alumnos superaron al maestro?

Recordar es volver a vivir…